El cierre al tráfico del centro de Madrid ha aumentado las ventas minoristas un 9.5%

Madrid Central

El cierre al tráfico llevado a cabo en la capital española aumentó considerablemente el número de ventas minoristas en el distrito central de Madrid, según datos analizados por BBVA.

El grupo bancario ha analizado veinte millones de transacciones anónimas, descubriendo que la decisión de limitar el acceso al automóvil al centro de Madrid, lejos de reducir los ingresos, ha aumentado en un 9.5% el número de ventas en la principal calle comercial de Madrid, la Gran Vía.

El Grupo BBVA comparó la recaudación de 2018 con los datos de ventas minoristas en los dos periodos navideños anteriores (2016 y 2017) y encontró un aumento del 3.3% del gasto en todo el conjunto de Madrid, y del 8.6% en todo el distrito centro. El estudio, realizado en colaboración con el ayuntamiento de Madrid, midió las ventas en el periodo que va del 1/1/18 al 7/1/19.

Además de este resultado económico, la restricción de acceso al tráfico motorizado al centro urbano de Madrid supuso también la disminución del 71% en la contaminación del aire durante el periodo de análisis.

Referencias:

Madrid Central

La calidad del aire en la Costa del Sol

Índices de Calidad del Aire de Marbella

A partir de 2020 se aplicará el Acuerdo de París, una vez finalizada la prórroga actual del protocolo de Kyoto y después de haberse ratificado el de París tras la aprobación por al menos 55 de los países de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, responsables del 55% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. España está entre los países firmantes, por lo que ya deben tomarse medidas efectivas para lograr sus objetivos.

Aunque las políticas necesarias son complejas de aplicar debido al modelo de consumo de recursos en el que se fundamenta nuestra economía, en algunos lugares ya están tomando medidas para cuanto menos paliar la polución local. Tal es el caso de de los proyectos de Madrid Central o del anteproyecto de Ley del Cambio Climático y Transición Energética presentado por el gobierno balear, que prohibirá la entrada en las islas Baleareas de coches diésel a partir de 2025 y de gasolina en 2035. Ambas medidas están relacionadas con la reducción de índices polución en sus ámbitos geográficos, o lo que es lo mismo, con el deterioro de la calidad del aire en sus ciudades.

Las aplicaciones (vía web o app) que estiman la calidad del aire muestran las mediciones de las partículas supendidas (PM2.5 y PM10), Ozono (O3), dióxido de nitrógeno (NO2), dióxido de azufre (SO2) y monóxido de carbono (CO). Los estándares de calidad del aire para cada uno de estos contaminantes, al margen de los objetivos fijados para reducir la contaminación y, por ende, intentar contener el calentamiento global, son fijados por instituciones internacionales (la FAO o la OMS). La norma establece unos valores máximos permisibles de concentración de estos contaminantes, con el propósito de proteger la salud de la población en general y de los grupos de mayor susceptibilidad en particular, estableciendo unos márgenes de seguridad.

Medir la contaminación del aire

Uno de los sitios web que aglutinan las mediciones de los sensores que miden la contaminación del aire en miles de ciudades de todo el mundo es World Air Quality Index. Además de las mediciones concretas de cada uno de los contaminantes, el portal recoge un índice AQI (Air Quality Index) y muestra de una forma gráfica (por colores) la calidad del aire, según la escala de la EEUU EPA.

Entre los países que integran la lista EPA (Environment Protection Agency) que proporcionan la información que se muestra en este portal está España. En Andalucía, medir los índices contaminantes es competencia de la Consejería responsable de medio ambiente de la Junta, en ciudades de más de 100.000 habitantes. Estepona no tiene sensores AQI de calidad del aire instalados en su término pero Marbella sí. Dado que la población flotante de Estepona supone con seguridad los 100.000 habitantes, cabría solicitar a la Consejería que los instalase a petición del ayuntamiento, aunque también puede hacerlo cualquier otra administración (el propio ayuntamiento), empresa o institución que se preste (incluso un particular; los hay desde 150€ en adelante). Los sensores que están instalados en Marbella no miden las particulas PM2.5 (inferiores a 2.5 micras) pero sí las PM10 (inferiores a 10 micras; polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento o polen). Se produce una actualización de los datos medidos casi en tiempo real.

Estepona no tiene instalados sensores para medir la calidad del aire

La imagen que encabeza este artículo muestra los valores medidos en Marbella hoy miércoles 13 de febrero a las 7:00 horas. La calidad del aire era buena a esa hora (AQI de 19), aunque según se muestra en el gráfico, ayer martes, hacia las 18:00, las partículas en suspensión PM10 superaban ligeramente el valor máximo recomendable para la salud (50) con una medición de 67. La contaminación del aire en esta zona es debida al uso desmedido del coche en la Costa del Sol, la cercanía al polo químico de San Roque, el polvo mineral atmosférico procedente del Norte de África , entre otras causas.

El gráfico superior permite comparar el índice AQI de Marbella con otras mediciones de ciudades del resto de España, donde se ve cómo a esa misma hora ya había lugares con unos índices moderados e incluso perjudiciales para los grupos más vulnerables.

Entre otros de los objetivos fijados por el Acuerdo de París, figura la transparencia de la información, por lo que se hace necesario que los ciudadanos tengamos esta información disponible para el sitio en el que vivimos y sepamos qué consecuencias pueden tener para la salud o para el calentamiento global unos índices más elevados. Tomen nota la Consejería, la Diputación Provincial de Málaga o el Ayuntamiento de Estepona.

Referencias:

Vivir sin petróleo

La Vanguardia hay publicado en su suplemento de los sábados el pasado 9 de julio de 2011 un reportaje titulado “vivir sin petróleo”. El oro negro no se agotará en breve, pero no volverá a ser barato como antes. El fin de ciclo replanteará hábitos y nos hará descubrir que usamos el petróleo para mucho más de lo que pensamos. ¿Qué nos espera?

Vivir sin petróleoYo creo que en el futuro este mundo sin petróleo será  mejor. En primer lugar, porque España, que es un país que depende mucho de esta energía, será más autónomo y podrá destinar el dinero que ahora dedica a la importación de la energía a otros recursos. Habrá menos coches y los eléctricos se difundirán. Esto significa que en las ciudades se respirará mejor, el aire será más limpio y habrá menos contaminación, tanto acústica como atmosférica. Asimismo, los edificios serán autosuficientes desde el punto de visa energético, gracias a la energía fotovoltaica, así que se reducirá el consumo y nuestros bolsillos lo agradecerán. Habrá más zonas peatonales y carriles para bicicletas, con lo que la vida urbana será más placentera y haremos más ejercicio. Las ciudades se construirán de otra manera: las manzanas podrán ser más grandes, de unos 400 metros, porque ya no será necesario tener tantas calles para la circulación automovilística y cambiar de dirección; se recuperará el patio de manzana y se limitará el acceso de los coches a la carga y descarga; se hará más vida comunitaria” . Continúa leyendo el artículo pinchando aquí.

Algo huele mal

En Algeciras se localiza un punto petroquímico de los más importantes de Europa. En Puente Mayorga o Guadarranque, las casas se mezclan con chimeneas de industrias contaminantes. Raquel tiene vistas a una central térmica y en su jardín se cae lluvia ácida. Los vecinos denuncian que las fábricas han hecho mella en su salud; en todo el Campo de Gibraltar el índice de enfermedades graves supera con creces el de la media española. Casi todos en la Colonia o Puente Mayorga tiene algún familiar enfermo de cáncer. Hace tiempo que piden un estudio epidemiológico para saber si tanta enfermedad es el resultado de la contaminación. La UE ha solicitado hace poco a la Junta de Andalucía que elabore ese informe, pero el gobierno andaluz esgrime que ya dispone de estudios que no prueban esa relación y que la mala salud en la comarca se debe al tabaquismo y malos hábitos alimentarios. Además, les atenaza el fantasma del paro. Pero ellos lo intentan llevar de la mejor forma posible.

Repor – Algo huele mal