Vivir sin petróleo

La Vanguardia hay publicado en su suplemento de los sábados el pasado 9 de julio de 2011 un reportaje titulado «vivir sin petróleo». El oro negro no se agotará en breve, pero no volverá a ser barato como antes. El fin de ciclo replanteará hábitos y nos hará descubrir que usamos el petróleo para mucho más de lo que pensamos. ¿Qué nos espera?

«Vivir sin petróleoYo creo que en el futuro este mundo sin petróleo será  mejor. En primer lugar, porque España, que es un país que depende mucho de esta energía, será más autónomo y podrá destinar el dinero que ahora dedica a la importación de la energía a otros recursos. Habrá menos coches y los eléctricos se difundirán. Esto significa que en las ciudades se respirará mejor, el aire será más limpio y habrá menos contaminación, tanto acústica como atmosférica. Asimismo, los edificios serán autosuficientes desde el punto de visa energético, gracias a la energía fotovoltaica, así que se reducirá el consumo y nuestros bolsillos lo agradecerán. Habrá más zonas peatonales y carriles para bicicletas, con lo que la vida urbana será más placentera y haremos más ejercicio. Las ciudades se construirán de otra manera: las manzanas podrán ser más grandes, de unos 400 metros, porque ya no será necesario tener tantas calles para la circulación automovilística y cambiar de dirección; se recuperará el patio de manzana y se limitará el acceso de los coches a la carga y descarga; se hará más vida comunitaria» . Continúa leyendo el artículo pinchando aquí.

Algo huele mal

En Algeciras se localiza un punto petroquímico de los más importantes de Europa. En Puente Mayorga o Guadarranque, las casas se mezclan con chimeneas de industrias contaminantes. Raquel tiene vistas a una central térmica y en su jardín se cae lluvia ácida. Los vecinos denuncian que las fábricas han hecho mella en su salud; en todo el Campo de Gibraltar el índice de enfermedades graves supera con creces el de la media española. Casi todos en la Colonia o Puente Mayorga tiene algún familiar enfermo de cáncer. Hace tiempo que piden un estudio epidemiológico para saber si tanta enfermedad es el resultado de la contaminación. La UE ha solicitado hace poco a la Junta de Andalucía que elabore ese informe, pero el gobierno andaluz esgrime que ya dispone de estudios que no prueban esa relación y que la mala salud en la comarca se debe al tabaquismo y malos hábitos alimentarios. Además, les atenaza el fantasma del paro. Pero ellos lo intentan llevar de la mejor forma posible.

Repor – Algo huele mal

 

Documental «HOME»

home‘Home’, el documental ecologista del cineasta francés Luc Besson (‘El quinto elemento’, «el Gran Azul»), se estrena al mismo tiempo en las grandes pantallas del cine y pequeñas de Internet a través de YouTube. Dirigido por el fotógrafo Yann Arthus-Bertrand, la película hace un increíble recorrido aéreo por los rincones naturales más fascinantes del planeta para compartir preocupaciones y crear conciencia antes de que el daño sea totalmente irreparable. El largometraje se estrenará en los cines de más 180 países y en 80 pantallas gigantes de televisión situadas en sitios públicos como Times Square en Nueva York, los Campos de Marte en París o Trafalgar Square en Londres. Date prisa porque sólo podrás verla en Internet hasta el 14 de junio.

La historia de las cosas

Seguro que en más de una ocasión, al comprar un producto a un precio radicalmente pequeño, te has preguntado cómo puede costar tan barato. La respuesta es fácil: al pagarlo no estás abonando el verdadero valor de su producción, alguien lo está haciendo por ti, ya sea trabajando por un salario muy bajo, ya sea porque el producto se fabrica en países donde no se tiene control sobre los residuos, ya sea porque la materia prima se obtiene en países donde no se paga el verdadero valor por ella o por otras razones.

¿Sabes lo que es la obsolescencia planificada?, se trata de prever durante la fabricación de un producto cuánto tiempo debe durar para garantizar que la rueda del consumo siga funcionando. ¿Sabes lo que es la obsolescencia percibida?, se trata de que aún no habiendo agotado el periodo de vida de un producto, el mercado nos empuja a cambiarlo porque aparecen a la venta otros productos ligeramente modificados que, ayudados también por la publicidad, nos quieren hacer ver que van a satisfacer mejor nuestras necesidades. El equilibrio de nuestra economía de mercado es muy débil y se basa en un principio muy peligroso: hay que consumir para mantenerla.

Estas y otras interesantes observaciones sobre nuestra frágil economía de mercado, se explican en el siguiente vídeo