Lorca implanta la primera ´ciclocalle´ de la región de Murcia

Ciclocalle en Lorca, Murcia La localidad murciana convertirá la Carretera de Granada en una calle con tráfico compartido entre coches y ciclistas, pero con prioridad para quienes circulen en bicicleta.

El tramo en que los ciclistas tendrán prioridad dispone de 1800 metros, y unirá el actual carril bici de Torrecilla con el centro de la ciudad de Lorca.

El proyecto, similar a otros ya implantados en otras ciudades españolas, consiste en una calle que soporta tráfico motorizado pero que dispone de señalización vertical y horizontal que informa sobre la presencia y prioridad de la circulación de bicicletas, de modo que se consigue una mayor seguridad para los ciclistas al prevenir al resto de usuarios de la vía.

No es un carril bici, ya que la calle no es exclusiva para la circulación de bicicletas, sino que se trata de una calle normal (en la que los ciclistas tendrían ya derecho a circular sin ningún tipo de restricción en cualquier caso) pero en la que expresamente se informa de que quienes circulen en bicicleta tienen prioridad por medio de señalización al efecto. De momento se trata de una primera experiencia de la que se obtendrán resultados de cara a su implantación en diferentes puntos de la ciudad donde no sea posible construir carriles bici.

Está previsto que la ejecución del proyecto, presentado hace unos días por integrantes del colectivo Lorca BiCiudad, tenga lugar antes del mes de julio de 2009.

Masa Crítica 28/11/08. Estepona, mejor con bici

Mañana, como cada último sábado del mes, tendrá lugar otra masa crítica por las calles de Estepona. La cita es a las 12 en el paseíllo, la confluencia de las calles Real y Terraza.Recientemente la delegación de infraestructuras del Ayto. de Estepona nos ha remitido copia del proyecto para la «Ordenanza municipal Reguladora de normas para la seguridad vial y el calmado del tráfico» con la que se pretende establecer medidas destinadas a calmar el tráfico. A este proyecto hemos hecho una alegación referente a que las bicicletas tengan un trato preferente en aquellas calles donde se limite la velocidad a 30km/h (Zona 30).

Por otra parte, hemos conocido que en el Plan Director de Bicicletas de Málaga (una parte del PGOU que está aprobado a falta del visto bueno de la Junta y la Comisión Provincial de Urbanismo) se recogen una serie de interesantes medidas destinadas al fomento del uso de la bicicleta como medio de transporte:

– Los edificios nuevos tendrán un trastero cerrado y protegido sólo para guardar bicicletas. Por ejemplo un bloque de 28 viviendas tendrá que destinar a esto unos 58 metros cuadrados.
– Los aparcabicis en la calle se colocarán cada 300 metros, como mucho.
– En cada aparcamiento público se pondrá un asidero para ciclos por cada 50 plazas de coche.

También acaba de entrar en vigor la Orden del Ministerio de Fomento (FOM/3053/2008, de 23 de septiembre) por la que se aprueba la Instrucción Técnica para la instalación de reductores de velocidad y bandas transversales de alerta en carreteras de la Red de Carreteras del Estado. Esta normativa pretende garantizar la seguridad vial de los usuarios y, en particular, de los ciclistas, según puede leerse en la propia ley.

Esta normativa establece que el modelo de los reductores de velocidad será «una plataforma trapezoidal de 10 centímetros de altura como máximo, construida en hormigón o material asfáltico, con un máximo de 4 metros de largo y unas rampas de subida y bajada de entre 1 y 2,5 metros, dependiendo del límite de velocidad existente: 1 metro para límites de 30 Km.; 1,5 mts. para 40 Km. y 2,5 m para velocidades de 50 Km». Es decir, a partir de ahora, están prohibidos los reductores curvos como por ejemplo los que hay en la salida de la avenida Juan Carlos I hacia la A-7 o frente al cementerio.

Bueno, paso a paso, parece que las cosas están cambiando.

El pronóstico del tiempo para mañana da lluvia, pero viendo el día que hace hoy no parece que fuese a ser así. Es decir, que si no llueve, allí nos veremos. Ya sabes, mañana sábado a las 12 en el paseíllo.

Informe «Málaga Sostenibilidad 2007»

Del informe de movilidad del Observatorio Provincial de la Sostenibiliad de Málaga, organismo que, por cierto, el próximo día 18 de enero presenta en Málaga el libro MALAGA SOSTENIBILIDAD 2007 del que pueden leerse las conclusiones aquí, pueden extraerse una serie de datos que, sin aportar nada que no supiéramos, resultan interesantes resaltar por ser otros quienes evidencian los peligros de los sistemas de movilidad en la provincia de Málaga y proponen soluciones.El dominio del coche, que dicho sea de paso, es el medio energéticamente más ineficiente que existe, parece imponerse por doquier. Para demostrarlo, no hay más que echar un vistazo a las cifras sobre matriculación de la población o consumo energético. El transporte público decrece. En la Costa Oriental malagueña sólo el 7% de los desplazamientos se realiza en medios públicos de transporte, por debajo del 13.25% de Málaga capital y del 15% de la Costa Occidental. Pero es que además estos porcentajes van en retroceso, siendo por ejemplo para Málaga el 19% en 1993 y habiendo pasado al 13.25% en 2005. El usuario medio en Málaga es el varón de 25 a 50 años y si nos vamos a las estadísticas, sólo el 20-30% de la población se desplaza en coche de forma habitual. Es decir, el resto, el 70-80%, o andan, o van en bicicleta, o usan el transporte público. Ese 20-30% de la población supone que en beneficio exclusivo de esa minoría, se dilapidan recursos físicos y económicos, se diseñan las ciudades, ellos mismos son víctimas y verdugos del caos en movilidad en la provincia de Málaga, y dificultan los desplazamientos y empobrecen la calidad de vida del resto de la población, el 70-80%.

El debate por el cambio de la orientación del sistema de transporte es energético y ambiental o económico, pero también es un debate sobre la justicia en el reparto y disfrute de la energía, del espacio y de la calidad de vida. Vuelvo a insistir, sólo el 20-30% de la población utiliza el coche de forma habitual. Sin embargo, el caos resultante es tal que pudiera parecer que fuesen más los que utilizan el coche asiduamente.

También estos problemas se acentúan a consecuencia del modelo de desarrollo urbanístico actual, que «extiende» las ciudades, que dispersa los destinos, los lugares de trabajo, los centros de ocio, las zonas comerciales o los hospitales, ocasionando que cada vez sean más los motivos de los viajes, y, en consecuencia, surjan mayores posibilidades de que el viaje se realice en automóvil.

Los planes de pacificación del tráfico deben contemplar toda la movilidad, reequilibrando la asignación del espacio viario a favor de los peatones, las bicicletas y el transporte público. Actualmente las calzadas suelen acaparar la mayor parte de la superficie viaria, y tienen prioridad absoluta en el diseño de los cruces, los tiempos de espera en los semáforos y el diseño del mobiliario urbano. Eso coloca en una situación de indefensión a las personas que van a pie y en bicicleta, que se ven obligadas a moverse de forma discontinua, con interrupciones y amenazas constantes, en un ambiente de ruido y contaminación atmosférica.

Es necesario, que las nuevas barriadas cuenten, desde el primer día en que empiezan a ser habitadas, con una red pública de transporte intermodal que las comunique con cualquier zona. Sin embargo, los planes generales no contemplan este presupuesto y a los ciudadanos no les queda más remedio que hacer uso de su vehículo particlar, sobre todo cuando tienen que encadenar diferentes viajes y no pueden estar a expensas de un servicio que no les ofrece garantías.

En cuanto crecen las ciudades y se vuelven más ricas, aumenta el uso del vehículo más rápidamente que el crecimiento de los viales. El resultado es una fuerte contaminación por la congestión del tráfico.

Las perspectivas en cuanto a movilidad no son muy esperanzadoras. Pero para la enumeración de los puntos negros, os remito al documento original que he reseñado al principio.